Proyecto PRISMA

El proyecto PRISMA nace con el objetivo de reducir las emisiones en el transporte del GNL (Gas Natural Licuado) optimizando las rutas de distribución del gas a las plantas satélite mediante un modelo predictivo de consumo del mismo, que considera diversas variables (meteorológicas, económicas, históricos de consumo…).

Objetivo

Con ello, se pretende desarrollar un modelo de predicción de consumos de alta precisión y adaptabilidad, empleando inteligencia artificial que permita programar las rutas de suministro de una manera más eficiente, reduciendo así el impacto sobre el medio ambiente.

Iniciativa

Una iniciativa que surge debido a la complejidad asociada a la industria de suministro de gas natural licuado para el consumo energético, como es la gestión del producto para hacerlo llegar a los clientes industriales o particulares. La programación de la carga de los camiones cisterna y el diseño de sus rutas de suministro se viene realizando hasta ahora mediante fórmulas estáticas que predicen las necesidades del proceso en función del suministro realizado en fechas anteriores.

Problema

La situación actual del suministro de gas, con un mercado del gas en tremenda inestabilidad tanto de demanda como de precios, necesita un seguimiento de las necesidades de rellenado de los depósitos capaz de adaptarse a los acontecimientos que se suceden y su influencia en el mercado. La manera de programar actualmente estas rutas de distribución hace que sean rutas ineficientes y, por lo tanto, en ocasiones redundantes o insuficientes llevando a una desorganización de la flota, incrementando considerablemente la huella de carbono del proceso de distribución.

Proyecto

La situación actual del suministro de gas, con un mercado del gas en tremenda inestabilidad tanto de demanda como de precios, necesita un seguimiento de las necesidades de rellenado de los depósitos capaz de adaptarse a los acontecimientos que se suceden y su influencia en el mercado. La manera de programar actualmente estas rutas de distribución hace que sean rutas ineficientes y, por lo tanto, en ocasiones redundantes o insuficientes llevando a una desorganización de la flota, incrementando considerablemente la huella de carbono del proceso de distribución.

El modelo predictivo que se desarrollará en el proyecto PRISMA, tomará en consideración:

Tras considerar todas las variables, el modelo programará diversas rutas de suministro de GNL lo más eficientes posible, reduciendo los kilómetros que realizan los camiones cisterna y, por lo tanto, disminuyendo la huella de carbono del proceso de distribución.

PRISMA se enmarca dentro de las ayudas del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo cofinanciado por los fondos Next Generation del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.